De un tiempo a esta parte, la palabra sostenibilidad lo copa todo. Tanto, que corremos el riesgo de que pierda la urgencia y el significado que la sociedad necesita en el contexto que nos ha tocado vivir, en el que el cambio climático es una prioridad y empezamos a replantearnos (tarde) cuál es la huella que dejamos a nuestro paso por el mundo. En este sentido no solo hay que buscar responsabilidad (e implicación) en las instituciones: hay mucho en juego, y gran parte de ese trabajo está en nuestras manos.

«Todo lo que no hagamos en este decenio va a tener consecuencias irreparables. Y añade: es importantísimo que participe la población para hacer un plan», afirma Jaime Palop, consejero delegado de Emasesa. En los últimos años, la Empresa Metropolitana del Abastecimiento y Saneamiento de Aguas de Sevilla ha estado planificando, no solo las distintas actuaciones con las que realizar una transición hacia una gestión más sostenible del agua, sino también cómo pueden hacer de la ciudad un entorno más amigable y respetuoso con el medio ambiente y, más importante aún, cómo hacer que la ciudadanía tome parte, voz y voto en esos planes, esas decisiones que se aplicarán de forma sistemática en nuestra ciudad [sobre todo, a través del canal participacion.emasesa.com

Más información aquí

 

0
Comments

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *